Sinestesia Carlos Sierra
¡Feliz Año 2018 a tod@s! Espero que sea un año lleno de éxitos para todos.

Para empezar el año, os brindo un texto que presenté junto a Josep Masbernat en un simposio de alumbrado titulado "Sinestesia. La diferente percepción de los sentidos".
 
La vista es, probablemente, el más importante de los cinco sentidos. ¿Os imagináis que viéramos sonidos, saboreáramos cuadrados o escucháramos colores? Pues eso es la sinestesia, y hay gente que tiene esa capacidad... 
 
Sinestesia. La diferente percepción de los sentidos
 
Al ver la letra a pienso en el color azul grisáceo.
La letra b es azul pastel, la c carmesí.
El número cuatro siempre ha sido rojo, el tres, amarillo.
Un piano es una neblina azul.
Las guitarras eléctricas son líneas naranjas o rojizas flotando en el aire.
Desde hace unos años, estas expresiones encuentran una respuesta en la palabra sinestesia, una facultad poco común que tienen ciertas personas, consistente en experimentar sensaciones de una modalidad sensorial particular a partir de estímulos de otra modalidad distinta.

La sinestesia –procedente del griego syn (junto) y aisthesis (sensación)–, se ha estudiado de forma profunda muy recientemente, aunque fue en los inicios del siglo XX cuando provocó una ola de interés que combinaba tanto aspectos científicos como populares, místicos o metafóricos que a veces provocan confusión.

Las personas sinestéticas acostumbran a ser objeto de miradas de incredulidad, debido a que su condición es un tanto confusa con aspectos difícilmente demostrables.

Con las expresiones inicialmente descritas, las personas sinestéticas podrían plantearnos cuestiones como:
 
¿Oye usted lo que yo veo?
¿De qué color es esta palabra?
La voz de su mejor amigo ¿qué color tiene?
¿Qué sabor tiene el color rojo?
Su dolor de muelas ¿de qué color es?

Resulta usualmente difícil reconocer públicamente las experiencias de las personas sinestéticas; éstas acostumbran a utilizar su condición como método de estudio o recurso memorístico por lo que, de entrada, podemos apreciar aspectos “favorables”, aunque plantea múltiples cuestiones con carácter científico en torno a posibles disfunciones cerebrales o neuronales.

Al parecer, durante los primeros meses de nuestra vida, todas las personas somos sinestéticas, nuestras zonas neuronales relacionadas con los sentidos se activan en este periodo, independientemente de los estímulos sensoriales y, progresivamente, se van desarrollando de forma específica para cada sentido áreas sensoriales y las actividades de retroalimentación entre áreas multisensoriales y monosensoriales se van inhibiendo. En el caso de las personas sinestéticas se considera que esto no es así y que las interconexiones permanecen.

Hoy en día, la sinestesia es objeto de investigación en diferentes universidades de todo el mundo, existiendo asociaciones que debaten, estudian y se convierten en foros para compartir las experiencias entre las personas que se encuentran en estas circunstancias.

Sean Day
, lingüista e investigador, es uno de los estudiosos más destacados en el campo de la sinestesia, hasta el punto que ha catalogado 19 tipos distintos de sinestesia en 175 casos.

Las múltiples variables y su permutabilidad establecen un número ilimitado de situaciones, a lo que contribuye la condición personal, subjetiva y espontánea de las sensaciones.

Cosas que evocan otras de 175 casos    %

Números y letras que evocan colores 121 69%
Unidades de tiempo que evocan colores 42 24%
Sonidos hablados que evocan colores 24 14%
Sonidos generales que evocan colores 23 13%
Sonidos musicales que evocan colores 21 12%
Notas musicales que evocan colores 16 9%
Dolores que evocan colores 6 3.5%
Olores que evocan colores 5 3%
Personalidades que evocan colores 5 3%
Sabores que evocan colores 5 3%
Sonidos que evocan sabores 3 2%
Sonidos que evocan tacto 3 2%
Visiones que evocan sabor 3 2%
Contacto que evocan sabor 2 1%
Sonidos que evocan color 1 0.6%
Temperatura que evocan color 1 0.6%
Contacto que evocan color 1 0.6%
Contacto que evocan olor 1 0.6%
Visiones que evocan contacto 1 0.6%
 
Para entender la patología de la sinestesia es necesario imaginarse un mundo donde los sentidos se fusionan; los sonidos se ven; las palabras y los aromas tienen color; donde un número se puede oler; la música se puede visualizar y una palabra puede tener color, forma y gusto.

Los sentidos se cruzan involuntariamente, de tal forma que la información de uno de ellos es percibida en otro, la experiencia de las personas sinestéticas es involuntaria y hasta cierto punto pasiva, viviendo acompañada de una importante parte emocional. Hay investigaciones que atribuyen al sinesteta las mismas cualidades que a los místicos en sus descripciones de éxtasis religioso: infabilidad, pasividad, comprensión y traslado.

Se estima que la incidencia de este fenómeno en la población va en torno a los 2/1000 habitantes, y se encuentra más comúnmente en las mujeres que en los hombres. Las principales características en común son:
  • Tiene carácter hereditario
  • Tendencia a preferir el equilibrio, el orden.
  • Susceptibilidad a experiencias inusuales (clarividencia, sueños...)
  • Problemas en diferenciar derecha e izquierda.
  • Tendencia a hipersensibilidad respecto a la luz, los olores, el tacto, el sonido...
  • Elevada capacidad memorística
La sinestesia es más común en personas con capacidad creativa, artistas, etc. Diferenciándose diversos niveles de intensidad y con gran probabilidad de tener dos o más categorías simultáneamente. 
 
Ésta se caracteriza, en ocasiones, por un enfoque “erróneo” en cuanto se relaciona con lo que tiene que ver con la evocación a otros sentidos mediante imágenes, sonidos o palabras.

Esto es debido a que el mundo artístico se ha apoderado en cierta forma del término, bajo un enfoque de percepción global de una experiencia.

Fue a mediados del siglo XIX cuando surgió un movimiento artístico basado en la fusión de los sentidos y estableciéndose la discusión entre el carácter voluntario de estos: provocar mecanismos deliberados de fusión de sentidos –lo que para muchos científicos lo alejaba de la investigación sinestética–, y el carácter involuntario que caracteriza el cruce de los sentidos en las personas sinestéticas, es decir, estímulo de una modalidad sensorial que causa percepciones en uno o más sentidos diferentes.

No obstante, en las diferentes ramas del arte nos encontramos ejemplos de grandes artistas y realizaciones basados en experiencias sinestéticas involuntarias.
 
En literatura, un gran representante de la sinestesia es el autor Vladimir Navokov, que hacía gala de su capacidad de ver letras en colores –aseguraba, además, que su esposa y su hijo tenían la capacidad del oído coloreado y que su madre también estaba afectada–. En sus memorias podemos leer:
 
“Las confesiones de un sinesteta pueden resultar tediosas o pretenciosas a aquellos que están protegidos de sus efectos por muros mucho más sólidos que los míos. 
 
Sin embargo, para mi madre todo es muy normal. La cosa llegó un día, cuando yo tenía 7 años, usando montones de viejos bloques de alfabeto para construir una torre, le hice notar a mi madre que todos los colores estaban equivocados. Descubrimos entonces que algunas de sus letras tenían el mismo color que las mías y, además, que ella percibía efectos ópticos en las notas musicales”.
 
Arthur Rimbaud establecía analogías entre sonidos, letras y colores. Su soneto “Le sonnet dels voyelles” es uno de los más celebrados, y en él atribuye a cada vocal un color:
 
A negro, E blanco, I rojo, U verde, O azul; vocales
contaré algún día vuestro latente nacimiento:
A negro corsé velludo de brillantes moscas
que pululan en torno a crueles hedores,
 
golfos de sombra: E, candor de los vapores y los toldos,
lanzas de altivos glaciares, reyes blancos, temblor de umbelas;
I, púrpuras, sangre escupida, risa de hermosos labios
en la cólera o en las borracheras penitentes;
 
U, ciclos, vibraciones divinas de mares verdosos,
paz de las dehesas sembradas de animales, paz de las arrugas
que la alquimia imprime en las anchas frentes estudiosas;
 
O, supremo Clarín de estridores extraños,
silencios atravesados por Mundos y Ángeles:
- O, la Omega, rayo violeta de Sus Ojos.
 
Otros artistas de la literatura, como el poeta japonés Basho o el poeta Charles Baudelaire, reflejan en su obra la unión y la conexión entre los sentidos, aunque en algunos casos se ha dudado de su carácter sinestético relacionándose con el consumo de sustancias alucinógenas.
 
En el terreno de la pintura encontramos ejemplos importantes que se relacionan con el expresionismo centroeurpeo, movimiento situado entre finales del siglo XIX e inicios del XX.
 
Sin considerarse una escuela homogénea se caracteriza por reflejar el estado emocional del artista y expresar sus emociones mediante la deformación violenta.
 
Van Gogh fue uno de los primeros pintores que reflejó la aplicación de la sinestesia en la pintura, la concepción de su pintura en clave musical, o viceversa, le llevaron al estudio musical, que tuvo que abandonar al identificar las notas musicales con colores.

En Kandisnky nos encontramos una situación similar, la pintura entendida como una composición musical (ritmo, repetición, dinamismo, tiempo...). 
 
Kandinsky trata la abstracción de una manera musical, su sueño era crear una “teoría de la armonía” que sobrepasase los límites de las artes particulares y que se refiriese al arte como un todo.

En su obra de “De lo espiritual en el arte” nos relaciona las artes, especialmente la música y la pintura, y nos dice: “Los tonos de los colores, al igual que los de la música, poseen por su naturaleza multitud de matices, despiertan vibraciones anímicas mucho más finas de lo que podemos expresar mediante palabras”.
 
Klee también se ayudó de su interés por la música para desarrollar su obra pictórica. Otorgando una mayor importancia psicológica a los colores primarios acostumbraba a representar con secuencias de una sola tonalidad, de tal forma que su sonoridad cromática se entiende como impulsora de estados de ánimo.
 
Los ritmos de jazz, en sus diferentes versiones, inspiraron a Mondrian en su estilo pictórico, permitiendo a partir de la experiencia sonora desarrollar la idea del ritmo en las artes plásticas y en la vida.
 
Si, inversamente, miramos hacia el arte musical, el compositor Arnold Schoemberg es el principal representante de la interacción de los sentidos y las artes. Creador del sistema dodecafónico de composición musical, basada en series de tonos, buscaba, al igual que Kandinsky –con el que tuvo relación–, nuevas formas de expresión para sus emociones.
 
Carol J. Steen es una artista que utiliza la sinestesia en sus creaciones artísticas. Sus obras, pinturas y esculturas han sido exhibidas en los principales centros artísticos contemporáneos.
 
Steen incorpora elementos de su experiencia sinestética: posee un alfabeto cromático propio y en sus obras nos encontramos títulos como:
 
“I come back from college on semester break...”
“With acupunture, I experience color in layers”
“Orange is my default color for pain”
 
El desarrollo de la multimedia como disciplina artística y la realización de acciones, performances y otro tipo de intervenciones pueden hacer más interesante, si cabe, la investigación de los fenómenos sinestéticos. La incorporación de nuevas tecnologías caracteriza, por ejemplo, el trabajo de Dora García, una forma de contar historias con la intervención y la interconexión de todos los sentidos.

Secretamente, y sin que nadie se haya dado cuenta hasta ahora, una nueva moda se ha extendido entre nuestros jóvenes: el vicioso hábito de escuchar exclusivamente los latidos del propio corazón. Los que han dado en llamarse a sí mismos “Heartbeaters” (latedores, los que laten), sufren una percepción alterada de lo real, el mundo exterior reducido a un puro eco de sus propios espacios interiores. Esta percusión íntima influye en pensamientos y conductas, y es adictiva.
 
El cine ha presentado desde sus inicios un fuerte vínculo entre su aspecto visual y los sonoros; diferentes movimientos han estudiado y profundizado en esta relación.
 
Una importante representación nos la encontramos en los cineastas de la Bauhaus, que desarrollaron a partir del concepto “Música óptica” numerosas realizaciones en las que el mundo visual y el mundo sonoro se unen.
 
Write your comment Write your comment
Has de copiar en el campo de texto los 6 carácteres, del 0 al 9 i de la A a la F
* Campos obligatorios
 
Sobre el autor
luz en las escuelas carlos sierra
21 Agosto 2018
Archivo del blog
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información
REVISTA:
REVISTA