Actualidad
La luz como arma contra el cáncer
Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis ha revelado que la luz emitida como parte de las técnicas tradicionales de imagenología para localizar tumores cancerosos metastásicos también puede activar medicamentos sensibles a la luz.
A diferencia de la terapia liviana tradicional –que se limita a la piel y a las áreas accesibles con un endoscopio–, la nueva técnica descubierta por los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, puede atacar a las células cancerosas más agresivas. Así se desprende del estudio publicado por Nature Communications
 
Esta técnica ha funcionado bien en ratones con mieloma múltiple, un cáncer de los glóbulos blancos de la sangre, así como con el agresivo cáncer de mama metastásico.
 
Como explican desde la Universidad de Washington de St. Louis, la tecnología aprovecha un medicamento usado para la quimioterapia llamado titanoceno. Como agente único para quimioterapia, el titanoceno no ha funcionado bien en pruebas clínicas, tampoco en dosis relativamente altas. Pero cuando se expone a la radiación emitida por la luz visible, el titanoceno produce partículas reactivas que resultan tóxicas para las células, incluso en dosis bajas.
 
Así lo confirman los resultados de este grupo de investigadores que, al introducir dosis pequeñas de titanoceno en nanopartículas dirigidas a proteínas ubicadas en la superficie de las células cancerosas, se han percatado de que cuando las nanopartículas entran en contacto con las células cancerosas, sus membranas se funden y liberan titanoceno hacia las células. Posteriormente, suministran un agente común de imagenología para el cáncer llamado fluorodesoxiglucosa (FDG, por sus siglas en inglés), un tipo de azúcar.
 
La células cancerosas, hambrientas de energía, toman la FDG en niveles elevados y esto hace que hace que los tumores brillen en las tomografías por emisión de positrones o tomografías computarizadas. Este brillo también activa el titanoceno, lo que libera radicales libres y mata las células.
 
Puesto que el titanoceno y la FDG emisora de luz están dirigidos al mismo tipo de lugar y de tumores, se cree que la técnica resulta menos tóxica que la radiación y la quimioterapia estándares.
 
La investigación, asimismo, indica que el cuerpo se deshace del titanoceno a través del hígado y la FDG es eliminada a través de los riñones. El hecho de que los dos componentes sean evacuados por separado minimiza el daño a otros órganos.
 
Los investigadores de la Universidad de Washington probaron esta técnica en ratones con mieloma múltiple, una vez por semana durante cuatro semanas. En las semanas posteriores, los ratones tratados presentaron tumores significativamente menores y sobrevivieron más tiempo que los ratones de control. El 50% de los ratones tratados sobrevivieron, como mínimo 90 días, y el 50% de los ratones del grupo de control sobrevivieron 62 días.
 
ETIQUETAS Tecnología, luz, fototerapia, cáncer, innovación, I+D+i, investigación, medicina, metástasis, cáncer de mama, mieloma múltiple, avances, salud, bienestar, iCandela
Write your comment Write your comment
Has de copiar en el campo de texto los 6 carácteres, del 0 al 9 i de la A a la F
* Campos obligatorios
BUSCADOR
 
DIRECTORIO de empresas
Si tienes una empresa del sector de la iluminación, la arquitectura o el interiorismo y quieres formar parte del directorio de iCandela.com, haz click en el siguiente enlace 1Registre su empresa 2Recibirá un email de confirmación 3Gestione su cuenta
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información
REVISTA:
REVISTA